Serán como piensen

Los pensamientos se hacen realidades a través de las palabras y construyen patrones mentales que conducen a la grandeza, a la mediocridad o al fracaso.

Todo comienza y termina en nuestra mente: Cómo aprendemo

 

s a usarla determinarániveles de felicidad, de éxito y de manejo de las interrelaciones personales desde la infancia. Dos poderosas herramientas enseñan -a cualquier edad- a deshacernos de los pensamientos negativos y los desatinos de aprendizaje y modificarlos permanentemente:

  1. La Programación Neuro-Lingüística (PNL) y 
  2. El Coaching Mental

Permiten que lo aprendido se pueda cambiar en muy poco tiempo, así, cualquier hábito, comportamiento o actitud negativa se puede des-aprender y re-aprender, posibilitando convertirlas en costumbres edificantes y creativas que mejoran rendimiento, elevan autoimagen, autoestima y autoc

onfianza, a cualquier edad.

Cuando se trata de niños, niñas y adolescentes, los educadores y educadoras, padres y madres de familia, como responsables de su formación, deben capacitarse en el tema,  y en el proceso generan su propio crecimiento personal que les capacita para enseñarles a descubrir los potenciales de su mente y a escoger incorporar el pensamiento positivo como hábito.

Los adultos somos lo que pensamos que somos, los niños y niñas serán lo que aprendan a pensar que son, lo que se les enseñe a pensar que son;  por eso es inaplazable ofrecer a educadores y educadoras, padres y madres de familia, instrumentos para enseñar a desarrollar pensamiento positivo.

El pensamiento positivo contribuye a la construcción de su autonomía desde temprano, con visión de futuro y de proyectos,  creatividad, felicidad, sana interacción entre pares, con padres y educadores. El pensamiento positivo es fuente de satisfacción y de crecimiento constante.

Los niños, niñas y adolescentes aprenden a pensar en sus pensamientos y a enfocar la mente como elemento esencial de éxito:

– Aprenden que dirigir la mente transforma la vida.
– Aprenden a tomar elecciones propias, controladas, efectivas y eficaces.
– Aprender a pensar en los pensamientos y adoptan el pensamiento positivo como hábito
– Reconocen el pensamiento positivo como aliado de su crecimiento y estudio
– Aprender a entender el origen del miedo, la inseguridad y las emociones negativas y las derrotan.

Nuestros niños, niñas y adolescentes SERÁN COMO PIENSEN, por eso debemos enseñarles a pensar en los pensamientos, a diferenciarlos y a elegir, para que alimenten aquéllos que los conducirán a la grandeza.

Anuncios