Manual de instrucciones para padres al límite

Los padres son las personas  más importantes en la vida de los niños, niñas y adolescentes, así como su referente esencial. Tener hijos es uno de los mayores desafíos que una persona puede tomar, y, formarlos hoy, es un reto que requiere de habilidades particulares que tradicionalmente no se aprenden, aunque es algo que se absorbe de los propios padres.

Si los padres hacen un trabajo pobre la relación se distancia y los hijos reclaman la atención que necesitan con actitudes y comportamientos no deseados que afectan la vida familiar y su propio desempeño. Con un entrenamiento adecuado es posible  enriquecer las relaciones de toda la familia y generar crecimiento, felicidad, cercanía y satisfacciones por el resto de la vida.

El taller Manual de Instrucciones para Padres al Límite consigue el cambio deseado, erradicando en corto tiempo la frustración, tanto de padres como de hijos, renueva la relación entre padres e hijos de forma positiva, edificante y proactiva, con firmeza y cariño.

Es común escuchar que “los hijos no vienen con el manual incluido” y que “con el primero se cometen errores que se corrigen con excesos con el segundo y que se balancean en el tercero”, y, siendo dos un número de hijos muy común en la actualidad, no queda mucho espacio para lograr el “balance”.

Sin embargo sí es posible acceder a nuestra capacitación para aprender a desarrollar ventajosas y sólidas destrezas para formarlos (y re-formarse!) con mejores resultados o superar dificultades ya existentes en las diferentes etapas del crecimiento.  Esto lo logramos de manera divertida y agradable, con soluciones prácticas, efectivas y rápidas que facilitan en padres e hijos crecimiento mutuo, fortalecimiento de sus relaciones y el estrechamiento del vínculo.

El taller Manual de Instrucciones para Padres al Límite entrena para descubrir, forta

lecer e implementar habilidades para:

 Formar a los hijos con mayor claridad, seguridad y certeza

– Superar dificultades ya existentes en su formación

Aporta a los niños, niñas y adolescentes una formación con:

  • Sentido de responsabilidad
  • Motivación
  • Autoestima
  • Logros y satisfacciones en el día a día
  • Y relaciones interpersonales con cercanía, que evitan problemas de comportamiento

Ser padre o madre es algo que siempre puede mejorar.

Ser buen formador es la mejor herencia para los hijos y algo que consecutivamente se transmitirá de generación en  generación en la familia.

Anuncios